Usted puede ser lo bueno que quiera ser

31 Ago Usted puede ser lo bueno que quiera ser

¿Quieres ser interesante o bueno? Pues nada. Es bien fácil. Resumen Visual del libro de Paul ArdenUsted puede ser lo bueno que quiera ser“; una sucinta guía para sacar lo mejor de uno mismo. Ofrece respuestas originales y lógicas a preguntas cotidianas. Al leerlas te parecerá obvias, pero ¿acaso no son fáciles todas las preguntas cuando se sabe la respuesta?

Si acabas de terminar los estudios, si trabajas por cuenta propia o ajena, si diriges una empresa y aspiras a triunfar… aquí tienes algunos consejos. Empieza Septiembre, siendo interesante:

No busques elogios. Busca críticas. Es bastante fácil obtener la aprobación de los demás, preguntando a los que sabemos que nos responderán lo que queremos oír. En lugar de eso, pregúntales: “¿está todo bien? ¿cómo podría mejorarlo?” .Casi seguro que obtendrás respuestas razonables, y críticas que te servirán de verdad.  Si lo que escuchas te parece que está fuera de lugar…. siempre podrás hacer caso omiso. ¿Le ves alguna pega al razonamiento?

No ocultes tus ideas. ¿Recuerdas el colegio? Para evitar que los demás copiaran rodeábamos con el brazo el cuaderno o la hoja del examen. En el trabajo sucede lo mismo: “No se lo digas que seguro se cuelga la medalla”. El problema de acaparar ideas es que a la larga…. agota. Si das todo lo que tienes, te quedarás vacío y te verás obligado a seguir alerta. Volverás a llenarte.

No esperes a que te den otra oportunidad. La que tienes entre las manos es la buena. Sea cuál sea el proyecto que tengas sobre la mesa, ese es el proyecto. Hazlo lo mejor que puedas. Puede que el resultado no sea excelente, pero al menos tendrás la satisfacción de haberlo hecho lo mejor posible.

Destaca lo positivo y elimina lo negativo. No hables mal de nadie. Hacerlo no suele servir más que para darle publicidad gratis. Además, es más fácil callar. En otro libro de los que leo, dice que si hablamos mal de un colega, lo que realmente estamos haciendo es empequeñecernos. Evitémoslo.

No prometas lo que no puedes cumplir. Nos dejamos llevar por el entusiasmo y decimos a todo que sí. Nadie nos dirá nada, pero la próxima vez no confiarán en nosotros. En cambio si eres consciente de los posibles puntos débiles y eres capaz de solucionarlos, construirás una relación de confianza con tu cliente o con tu jefe. Sabrán que estás preparado para afrontar cualquier imprevisto.

La vida creativa. La idea de que la creatividad tiene algo que ver con las artes está muy extendida. Tonterías. La creatividad es imaginación, y todo el mundo tiene imaginación. Se trata de practicar.La persona que no comete errores es muy probable que no haga nunca nada. Si no nos perdemos nunca, tampoco encontraremos otros caminos. Los errores y los intentos fallidos son una condición del éxito. Estoy más cercano a esta última frase que a esa otra que se escucha por ahí del fracaso. Sentirse fracasado es muy duro. El autor dice que en la última empresa para la que trabajó, no echaban a la gente que se equivocaba, sino a la que no tenía iniciativa. Brutal!

No es bueno acertar. El acierto se basa en el conocimiento y la experiencia, y ésta suele ser demostrable. El conocimiento viene del pasado, por eso es seguro. Pero es obsoleto. Es lo contrario a la originalidad. Además, acertar es aburrido. Es tener la mente cerrada. Todo lo contrario a la creatividad.

Es bueno equivocarse. Empieza equivocándote y verás como de repente todo es posible. No intentes ser infalible. Ahora bien, equivocarse entraña riesgo. Las personas se miden por los riesgos que asumen. Quien no asume riesgos intenta conservar lo que tiene. Quien asume riesgos suele acabar teniendo más.

No se trata de saber, sino de contactos. Haz saber lo que sabes hacer. No seas tímido y date la importancia que te mereces cuando proceda. Si no lo haces, otros se te “comerán la merienda” y pasarás desapercibido. Un don nadie.

No des un discurso. Dilo con imágenes. Este me encanta. Cuando asistimos a una conferencia solemos ir para ver al conferenciante, no para oír lo que tiene que decir. ¿Cuántos discursos has oído en tu vida?, ¿cuántos recuerdas? Palabras, palabras, palabras.  Cuando escuchamos una canción, primero recordamos la melodía y luego nos aprendemos la letra. En lugar de obsequiar a los demás con tu inteligencia y sabiduría  -palabras-,  por qué no representarlas en imágenes. Cuanto más sorprendente sea algo, mas se recordará. Y lo que es más importante, más te recordarán ti.

Quedan más, pero no sigo. Hay que leer el libro. Algunos más en mi resumen visual.

Uste puede ser lo bueno que quiera ser. Paul Arden. Editorial Phaidon. 7,95 €

Sin tener una meta, es difícil ganar.

No hay comentarios

Publica un comentario

Ideas, lecturas, eventos, insights... cada mes en tu email.

Verás en qué ando dibujando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies