Las 48 Leyes del Poder

07 Abr Las 48 Leyes del Poder

25 de febrero de 2013. Una tarde de frío y viento polar. Anduve por la sección de libros de El Corte Inglés sin encontrar nada que me llamara la atención. Apunto de marchar y casi escondido, lo detecté. Su título: Las 48 Leyes del Poder, hizo que me detuviera y “reculando” hacia atrás lo tomara entre mis manos. Al abrirlo y leyendo lo que decía su Ley nº 1, no lo dudé. Fue un cebo espectacular, así que piqué. No quiero Poder, sólo pretendo comprender cómo se comportan los que lo poseen. Y a decir verdad, su lectura me ha dado alguna que otra luz. Os dejo con algunas de las que más me han llamado la atención. Me reservo alguna que otra, ya que si no…. tendríais el mismo poder que yo. (:-)

Así empezaba el post que escribí en 2013 sobre el libro de Robert Greene “La 48 Leyes del Poder”, y que de nuevo saco a la palestra, incorporando alguna que otra Ley no incluida en su día. Es curioso como una misma lectura afecta de manera distinta con el transcurrir de los años. En Aumenta tu productividad personal, hablaba de la importancia de escribir en cuadernos y de la revisión de lo escrito. Como se decía al final del post… No pases de página para siempre (II): al cabo de un período de tiempo mayor, ¡vuelve! Verás tus progresos, tu evolución: en qué pensabas, cómo pensabas, en qué estabas trabajando, lo que lograste y lo que no. Te sorprenderá. Con los libros ocurre lo mismo.

Comenzamos:

Ley 4. Decir menos de lo necesario. Se intenta impresionar a la gente con las palabras, cuanto más se dice, más ordinario se parece y menos se controla la situación. La gente poderosa impresiona e intimida diciendo poco. Cuanto más se dice, más posibilidades hay de soltar una tontería.

Ley 6. Llamar la atención a toda costa. Todo se juzga por la apariencia; lo que no se ve no tiene valor. Por lo tanto, no es bueno perderse entre la muchedumbre ni quedar en el olvido. Hay que destacar. Llamar la atención a toda costa. Es mejor ser atacado o difamado que ignorado.

Ley 9. Ganar a través de la acción, nunca de la discusión. Cualquier triunfo momentáneo obtenido por una discusión no es más que una victoria pírrica: el resentimiento y la animadversión que se crean son más fuertes y duraderos que cualquier cambio momentáneo de parecer. Tiene mucho más poder hacer que los demás cambien de opinión a través de las acciones, sin decir una palabra. Hay que demostrar, no explicar.

Ley 16. Utilizar la ausencia para aumentar el respeto y el honor. Mucha presencia en el mercado hace que bajen los precios: cuanto más se vea y se oiga a una persona, más corriente parece. Si tenemos una posición en un grupo, una retirada temporal del mismo hará que se hable más de nosotros y se nos tenga más admiración. Debemos saber cuándo marcharnos. Hay que crear valor por medio de la escasez.

Ley 18. No construir fuertes para protegerse. Aislarse es peligroso. El mundo es peligroso y hay enemigos por todas partes. Un fuerte parece lo más seguro. Pero el aislamiento nos expone al peligro más que nos protege de él; cortamos nuestro acceso a información importante, llamamos la atención y terminamos por ser un blanco perfecto. Es mejor estar en circulación, encontrar aliados, mezclarse con la gente. La muchedumbre sirve de protección contra los enemigos.

Ley 20. No comprometerse con nadie. Es idiota el que se apresura a tomar partido. No se debe estar a favor de otra causa que no sea la propia. Si se mantiene la independencia, se llegará a mandar sobre los demás poniendo a unos en contra de los otros, haciéndoles ir tras ese poder.

Ley 22. Utilizar la táctica de la rendición: convertir la debilidad en poder. Cuando se está en la posición más débil, nunca se debe luchar por el honor; hay que capitular. La rendición da tiempo para recuperarse, tiempo para atormentar e irritar al vencedor, tiempo para esperar a que su poder decaiga. No hay que darle la satisfacción de luchar y vencer: es mejor rendirse primero. Ofrecer la otra mejilla enfurece y desestabiliza al enemigo. Hay que convertir la rendición en un instrumento de poder.
Cuando pasa el gran señor, el campesino hace una reverencia y ventosea silenciosamente. Proverbio etíope.

-New- Ley 29. Planear todo el camino hasta el final. La conclusión lo es todo. Hay que planear todo el camino que conduce hasta ella, teniendo en cuenta todos las posibles consecuencias, obstáculos y quiebros de la fortuna que pueden revertir el trabajo duro y proporcionar la gloria a otros. Si se planea teniendo en cuenta el final, uno no se verá abrumado por las circunstancias y sabrá cuando parar. Hay que guiar la fortuna con suavidad y ayudar a determinar el futuro pensado con antelación.

-New- Ley 34. Ser regio en el comportamiento: actuar como un rey para ser tratado como tal. La manera en que uno se comporta determina el tratamiento que recibe: a largo plazo, tener una apariencia vulgar o corriente hará que la gente pierda el respeto por esa persona. Porque un rey se respeta a sí mismo e inspira este sentimiento en otros. Al actuar de manera regia y confiada, uno parece destinado a ceñir una corona.

Ley 35. Dominar el arte de calcular el tiempo. No hay que dar nunca la impresión de actuar apresuradamente -denota una falta de control sobre uno mismo y sobre el tiempo-. Siempre hay que dar la sensación de que se es paciente, como si se supiera que todo se conseguirá con el tiempo. Hay que convertirse en un detective del momento justo; descubrir el espíritu de los tiempos, las tendencias que nos conducirán al poder. Hay que aprender a mantenerse al margen cuando la hora todavía no ha llegado y golpear con fiereza cuando es el momento.

Ley 38. Pensar como se quiera, pero comportarse como los demás. Si hacemos un espectáculo por ir en contra de los tiempos, y nos pavoneamos de nuestras ideas poco convencionales y nuestras costumbres poco ortodoxas, los demás pensarán que queremos llamar la atención y que les estamos despreciando. Encontrarán una manera de castigarnos por hacerles que se sientan inferiores. Resulta mucho más seguro fundirse con la corriente general y nutrirse de ella. Sólo debemos compartir la originalidad con amigos tolerantes y con aquellos con los que estamos seguros de que apreciarán nuestro carácter único.

-New- Ley 45. Predicar la necesidad de cambio, pero nunca reformar demasiado de una sola vez. Todo el mundo comprende la necesidad de cambio en abstracto, pero en el cambio cotidiano las personas son criaturas de costumbres. Una excesiva innovación les resulta traumática, y conducirá a la revuelta. Si se es nuevo en una posición de poder, o un forastero que intenta construir una base de poder, debe mostrar respeto hacia la antigua manera de hacer las cosas. Si el cambio es necesario, debe hacer sentir como una suave mejora del pasado.

-New- Ley 46. Nunca parecer demasiado perfecto. Parecer mejor que los demás siempre resulta peligroso, pero lo más expuesto de todo es aparentar no tener ningún defecto o debilidad. La envidia provoca enemigos silenciosos. Es inteligente mostrar los defectos en alguna ocasión y reconocer vicios inofensivos, para desviar la envidia y parecer más asequible. Sólo los dioses y los muertos pueden parecer perfectos con total impunidad.

Tags:
No hay comentarios

Publica un comentario

Ideas, lecturas, eventos, insights... cada mes en tu email.

Verás en qué ando dibujando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies