El elefante y los seis sabios ciegos

18 Jul El elefante y los seis sabios ciegos

Érase una vez seis sabios hombres que vivían en una pequeña aldea. Los seis eran ciegos. Un día alguien llevó un elefante a la aldea. Ante tamaña situación, los seis hombres buscaron la manera de saber cómo era un elefante, ya que no lo podían ver.

– “Ya lo sé” -dijo uno de ellos-. “¡Palpémoslo!”

– “Buena idea”, -dijeron los demás-. Así sabremos como es un elefante.

Dicho y hecho. El primero palpó una de las grandes orejas del elefante. La tocaba lentamente hacia adelante y hacia atrás. “El elefante es como un gran abanico”, -dijo el primer sabio-.

El segundo, tanteando las patas del elefante, exclamó: “Es como un árbol”.

– “Ambos estáis equivocados”, -dijo el tercer sabio-. Y tras examinar la cola del elefante, exclamó: “¡El elefante es como un soga!”

Justamente entonces, el cuarto sabio que estaba palpando los colmillos bramó: “El elefante es como una lanza”.

– “¡No!, ¡no!”, -gritó el quinto-. “Es como un alto muro”. El quinto sabio había estado palpando el costado del elefante.

El sexto sabio esperó hasta el final, y teniendo cogida con la mano la trompa del elefante dijo: “Estáis todos equivocados”. “El elefante es como una serpiente”.

– “No, no. Como una soga”.

– “Serpiente”

– “Un muro”

– “Estáis equivocados”.

– “Estoy en lo cierto”…

– “¡Que no!…”

Esta fábula, sobre la que ya escribí en 2011, vuelve de nuevo a mi mente. Cuando realizo algún GraphicRecording o una Consultoría Visual en alguna organización y les indicas que describan cómo es su departamento y el papel que juegan dentro de la organización -elefante-, o les pides su punto de vista sobre una cuestión o proyecto común a desarrollar -elefante-, las respuestas son similares a las dadas por los sabios ciegos. También hay sogas, serpientes y muros. Incluso aparece el fenómeno “ardilla”; ¡sí!,  como el perro de la película Up.
Juan Buil dice de que “Las cosas no las vemos como son, sino que las vemos como somos nosotros”. Quizás sea ése el “quiz de la cuestión”, y todo se deba a que no sabemos cómo es nuestro elefante-organización. Visualicemos la organización juntos: añadamos, agrupemos y detectemos las cosas faltantes. ¡Dejemos vacíos intencionados!  Conforme avancemos… los iremos rellenando. Dibujemos como es nuestra organización. Qué mejor prototipo con el que interactuar.

Le Corbusier, -el arquitecto- decía que prefería dibujar a hablar. Dibujar es más rápido y deja menos espacio a la mentira. Cuando visualizas algo entre varios… queda poco lugar a la mentira y a la duda de grupo. Como se aprecia en el dibujo de abajo, -no es una organización, pero si un proyecto estratégico-, no es difícil. Se trata de dibujar círculos y rectas. Y eso está al alcance de todos.

Hagamos el mapa mental de nuestra “Organización” o proyecto.  Debemos evitar que nuestra empresa o el proyecto en el que estemos trabajando sea percibido por unos como una soga, y por otros como una serpiente o un árbol. Este mensaje es UNISEX, sirve también para nuestros clientes y socios. Si somos percibidos por algunos de nuestros clientes como una soga y por otros como una lanza… algo grave está a punto de ocurrir.

Querida Empresa: sintetizo y plasmo tus problemas, ideas o necesidades. Las pongo en orden y juntos, te ayudo a llevarlas a cabo.

No hay comentarios

Publica un comentario

Ideas, lecturas, eventos, insights... cada mes en tu email.

Verás en qué ando dibujando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies