Libro: ¡Qué buen consejo! para gente con talento

Fernando Abadia

05 Dic Libro: ¡Qué buen consejo! para gente con talento

George Lois -Nueva York 1931-, es una leyenda de la publicidad, creador de la afamada empresa Big Idea Advertasing. Durante su carrera Lois ha desarrollado una sorprendente gama de audaces campañas publicitarias que han unido el diseño inteligente con la venta agresiva. Para él, la creatividad puede resolver casi cualquier problema: la originalidad derrota al hábito, el acto creativo lo supera todo. En ¡Qué buen consejo! (para gente con talento), Lois nos ofrece a modo de breve guía, una serie de consejos indispensables con los que nos enseña a descubrir nuestro potencial creativo.

A modo de “tics”, algunos de los consejos leídos en su día.

#1 Sólo hay cuatro tipos de persona que puedes ser:

  1. Brillante trabajador. (Eres perfecto)
  2. Brillante Holgazán. (Una maldita pena)
  3. Estúpido Holgazán. (Sólo te sentarás en tu trasero, así que eres una bazofia)
  4. Estúpido Trabajador (Oh, oh, eres peligroso)

Si eres un número 1 ó 2, obtendrás mucho de éste libro. Si eres número 3 ó 4 ¿por qué estás leyendo este libro?

#8 Comunica tu idea en un nanosegundo.

El mejor anuncio, cartel, logotipo, necesita conectar instantáneamente con el cerebro y el corazón. Las presentaciones largas, poco comunicativas y titubeantes son las costumbre. Si no puedes expresar tu idea concisa y sorpresivamente, y comunicarla visualmente en un nanosegundo, no es una Gran Idea.

#15 La creatividad no se crea, siempre está ahí para que la encontremos: es un acto de descubrir.

#27 El trabajo en equipo puede funcionar para construir un granero amish, pero no puede crear una Gran Idea.

Ten la idea: a partir de ahí es donde el trabajo en equipo entra para vender la Gran Idea, producir la Gran Idea, y llevar la Gran Idea a la realización.

#31 Trabajar es idolatrar.

Trabajar duro y trabajar muy bien son tan importantes como respirar. Si no trabajas apasionadamente por ser el mejor en mundo en lo que haces, le fallas a tu talento, a tu destino y a tu dios.

#41 Abre bien la boca y di “¡aaah!”

Si eres creativo en cualquier negocio, piensa como si fueses un doctor dándole a un paciente la medicina que le salvará la vida. En serio.

#43 Dile al Abogado del Diablo de la habitación que se vaya al infierno.

Un Abogado del Diablo autoproclamado se entromete en cada junta y, en el momento en que la decisión final está por concluir dice con el ceño fruncido: “Déjenme ser el Abogado del Diablo”. Siempre se van al lado opuesto y discuten hasta ser molestos.

Esa persona es la instigadora del manoseo del grupo y la parálisis analítica que asfixia y sofoca cualquier idea original, todo en nombre del mismo pensamiento cuidadoso y conservador. Cualquier idea creativa está en peligro con un Abogado del Diablo en el cuarto. Cuidado.

#44 Cuando estés presentando una Gran idea, prepárate para contestar preguntas tontas.

Por lo común hay alguien en todas las reuniones que simplemente no entiende. Antes de que las últimas palabras salgan de sus bocas, haz sus preguntas trizas.

#49 Ayuda cuando tienes un cliente con buen ojo.

Un buen trabajo debe ser presentado a la persona que tiene el poder de aceptar tus creaciones. El problema es que los subordinados de cualquier negocio o empresa siempre pueden decir “no” -y muchas veces lo hacen-, porque no tienen poder para decir “sí”, ¡de modo que debes brincarlos y presentarlo al que tome la decisión!

#66 Las cosas que crees leer en la Biblia, no necesariamente son así.

  • No, el mundo no se creó en seis días
  • No, los dinosaurios y las personas nunca coexistieron
  • No, un adolescente no se quedará ciego si se masturba
  • No, la mayoría de los alimentos sanos, no lo son
  • No, no había armas de destrucción masiva en Irak

No puedes vivir como un escéptico… pero sé escéptico. Más que nunca, en esta era de la tecnología por internet, la desinformación viene segundo a segundo como una gigantesca ola. Una persona pensante debe leer, estudiar, cuestionar, evaluar y no dejar que los mentirosos le hagan creer sus mentiras.

#82 Habla más alto, maldita sea!

Si tienes algo que decir, si tienes una idea real, si te estás quemando por dentro por sacar algo, hacer algo, criticar lo que está pasando, ¡párate y habla fuerte! Vive y trabaja, tan sincera, creativa y francamente como puedas. (Si tienes miedo de hablar, quizás sea, porque lo que quieres decir no vale la pena.)

#94 La única cosa que se pone mejor cuando crece es el pene.

Todo negocio fundado por empresarios apasionados depende de la creatividad constante para lograr el crecimiento y el éxito. Pero cuidado, pues cuanto más crece una empresa, más son los departamentos, las investigaciones de marketing, mayores las adquisiciones, más las fusiones, mayor el manoseo del grupo, mayor la parálisis analítica y peor se vuelve el producto: pérdida del control creativo, pérdida de pasión, pérdida de la creencia de estar produciendo grandeza. Grande es peor, chico es mejor.

#102 Si estás leyendo esto y estás llegando a los cincuenta años, recuerda que los nobles no producen bellotas hasta que cumplen cincuenta años.

Si alguna vez fallaste, no importa. Inténtalo otra vez. Falla otra vez. Falla mejor.

#105 O mejor aún, deja de twitear hasta que se te acabe la vida y haz algo productivo: ¡Aprende a dibujar!.

Una idea puede ser comunicada mejor dibujando. Para cualquiera cuya pasión es pasar su vida como pintor, escultor, arquitecto, director de cine, inventor o incluso un empresario, si no puedes expresar una idea en un dibujo, significa que no puedes ver. Incluso un bosquejo pasable ayuda dramáticamente a cristalizar una idea.

Así que, si no puedes dibujar, haz un proyecto diario y aprende. No sólo te hará un mucho mejor comunicador de tus ideas, sino que agregará más alegría al modo en que ves.

#117 Nunca serás la persona creativa a la que aspiras ser si no sabes de dónde vino todo.

Aquellos que no pueden recordar el pasado, están condenados a repetirlo. No puedes crear un futuro sin saber qué vino antes de él.

#119 El mundo pierde mucho talento por no tener un poco de coraje.

Una de las páginas más emocionantes en el diccionario Webster se centra en el significado de la palabra “coraje”: marcado por la valiente determinación de soportar lo peligroso, alarmante o difícil… una firmeza del espíritu que encara al peligro para mantener lo propio y luchar por los principios de uno.

Una personalidad creativa talentosa pero dócil nunca se puede unir al panteón de los grandes, porque se dirige tímidamente a la mediocridad. El miedo a la lucha provoca que “el mundo pierda mucho talento”.

El coraje de crear sólo trabajo supremo, en las buenas y en las malas, y luchar para protegerlo a cualquier costo, no es generado en la cabeza…. Viene desde tu mismo corazón y alma.

#120 Tú eres el maestro de tu destino: tú eres el capitán de tu alma.

Con todas las oportunidades afortunadas, o lamentablemente, las malas oportunidades que uno aguanta, sigo creyendo que una persona elige su propio destino: ordena qué tipo de familia tiene, en lo que cree, y qué tipo de trabajo produce. ¡Tú puedes decidir que nadie te hará producir un mal trabajo!

Los Abominables Hombres NO, los ignorantes del mundo del negocio abundan. Pero si tienes lo bueno, “ellos” no pueden impedirte que consigas tu felicidad. No pueden detener que demuestres tu talento y no pueden evitar que cumplas tu destino. Nunca.

Libro: Que buen consejo para gente con talento. Fernando Abadia. Creatividad

Tags:
No hay comentarios

Publica un comentario

Ideas, lecturas, eventos, insights... cada mes en tu email.

Verás en qué ando dibujando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies